jueves, 2 de septiembre de 2010

Iluminaciones: los testigos que recluta Carrió en la causa Papel Prensa

Siempre son interesantes los artículos de Joaquín Morales Solá. Se trata de una voz “autorizada”, que plasma las posiciones de la derecha. Viene de largo su intimidad con el establishment y en sus textos, nunca inocentes, pueden leerse (obviamente, entre líneas) las “fortalezas y debilidades” del discurso hegemónico (que no es el que enuncia el Gobierno “de turno”, claro).
Veamos: en la cuestión Papel Prensa, JMS sigue anclado en la validación de los dichos de Isidoro Graiver, el testigo que declaró y voló a Londres para “asistir al bar mitzva de uno de sus nietos“, según informó Clarín. El mismo testigo que había denunciado la cesión de las acciones de Papel Prensa como “un afano”, según había afirmado, dos meses antes, al diario Tiempo Argentino. Punto en contra.
Ese testimonio es el principal bochorno que la corporación de medios hegemónica no sabe cómo tramitar, y que Solá insista en ese punto revela una “debilidad”, que ya veremos cómo intentarán resolver.
Solá insiste en denunciar las -nunca comprobadas- “intensas presiones de Montoneros a la familia Graiver” (en tiempos de la cesión de las acciones de Papel Prensa), pero nada dice acerca de las campañas de denuncia en contra de los propietarios de la empresa (los Graiver, precisamente) publicadas en 1976 por el diario que empleaba a Solá (Clarín), sobre las cuales sí hay constancias. Digamos: si, como recordamos, bastaba en aquel entonces la denuncia de un vecino para que las patotas de la dictadura allanaran una casa en busca de “subversivos”, ¿esas campañas no eran una “presión” sobre la familia Graiver? ¿Una invitación a allanarlos, a someterlos por vías violentas?  ¿No hay un indicio que se le escapa al periodista, aquí? Y, al margen, otra pregunta: ¿No sería interesante un debate entre Morales Solá y Robert Cox, sobre la responsabilidad de la prensa bajo la dictadura?
De otro modo: la debilidad de la postura de Solá se advierte en un juego de espejos. El periodista entrevistó en la noche del lunes a la “hábil declarante” Elisa Carrió. Y ella, la que nunca defrauda a la derecha, dijo, sobre la causa Graiver: “La verdad que el juicio está muerto. El juicio está muerto, y si faltan algunos testimonios decisivos los vamos a aportar. Pero el juicio está muerto. Yo tuve esta mañana una tranquilidad absoluta porque tengo información… Todos los expedientes que había leído decían esto: que en realidad tenía que ver con los Montoneros, que se había vendido antes y todo… pero uno siempre tiene la duda, porque son épocas muy oscuras, ¿no? Pero hoy tuve la clara certeza por información y personas que estuvieron muy cerca, en el sentido de que lo que está en los expedientes es la verdad. Eso me dio una tranquilidad de conciencia tan enorme, ¿no?, cómo cerró el círculo. Y yo creo que hay más gente que va a declarar la verdad, que cometieron una gran mentira, que usaron de una manera deleznable el tema de los delitos de lesa humanidad. El juicio está muerto y la ley será archivada.”
Y he aquí la versión de esos dichos que expone Solá, en La Nación: Nuevos testigos podrían aparecer desautorizando gravemente la falsa historia que el oficialismo enhebró sobre Papel Prensa. Algunos de ellos habrían tomado contacto ya con la dirigente opositora Elisa Carrió y se manifestaron dispuestos a declarar ante los jueces. Consultada Carrió, sólo respondió que antes de su pública posición en defensa de la libertad de prensa chequeó todos los datos que existían. 'He hablado con testigos presenciales de todo y sólo hubo un enorme apriete de los Montoneros a los Graiver', se limitó a responder.
Concluyendo: si la mejor apuesta de Morales Solá en defensa de Clarín y La Nación -descartado Isidoro Graiver- descansa en la credibilidad de los testigos que recluta e instruye quien fuera funcionaria de la dictadura militar, Elisa Carrió, podemos deducir que la corporación mediática está en problemas. Lo cual no excluye que aparezcan nuevos testigos, en este país donde abundan los Isidoros”.

8 comentarios:

Javier dijo...

La verdad que ver a Carrio ahi da tanto asco , parece volver a su puiesto de fiscal de la dictadura ademas de ser hoy la vocera exclusiva de Magnetto . Lo que me intriga es queu testigos pueden inventar , hay alguien que haya estado en el edificio de La Nacion ( los diarios no apretaban che , la venta se hizo en uno de los diarios solo porque habia lugar ahi , Maggnetto no estuvo haciendo que Lidia firmara los papleles que el les daba y nunca le dijo nada , ni la miro , se arrodillo frente a ella y le dijo por favor regalame papel prensa que yo soy bueno . Inventarán un testigo que diga que el juez firmo la autorizaión para vender las acciones de Sol , pero lo hoizo en una servilleta de una pizzeria y se ensucio con grasa y alguien por error t la servilleta , por eso no hay documentacion alguna al respecto , te imaginas excusas idiotas asi ? bordeando el falso testimonio , a Carrio la instruyen en la embajada yankee ? Alguien le respondió la carat golpista y xenofoba que envio esta cipaya hija de puta a las embajadas ? Cuanto mas daño nos puede hacer esta mujer a los argentinos ?

Un abrazo

Unfor dijo...

Esa "seguridad" que suele transmitir Elisa Carrió. Y que últimamente hace descansar en una "tranquilidad" que se empeña en transmir al anti-K fatigado, desencontrado con la euforia que supo tener hace un año cuando festejaba el destierro seguro del "matrimonio presidencial" es más que falsa.
Recordemos las famosas cuantiosas carpetas que iba a exponer contra la corrupción menemista. No hubo nada y en este caso no será nada.

Pero ella asumió el papel más comprometido en esta cruzada pro-Magnetto. Y se lo piensa bancar así, altisonantemente.

Lo que me preocupa un poco es como va a ir la cosa en la justicia. Fijate que no sueltan con el tema del Articulo 161 de la Ley de Medios (Microsoft tuvo que desprenderse de empresas en un año por su situación de dominio en el mercado; pero acá, no sueltan).
Y ahora hubo un fallo contra la intervención de la comisión de control en Papel Prensa. Pero bueno. Esta es una lucha larga y jodida.

Estos que trabajan de corneta de los oligopolios ya no tienen empacho en guardar ninguna forma. Se jugaron a eso, a lo descarnado. El gobierno les está contestando con "institucionalidad"; justo lo que ellos ponderaban, pero siguen declamando que esto es una "dictadura". Que brutal paradoja, no?.
Así parece que va a ser la cosa, "in crescendo" pienso, a medida que se avance hacia las elecciones.

Sujeto de la Historia dijo...

Hola A.C.
Muy interesante tu lectura, están en problemas. Aunque influyen mucho más que el gobierno en muchos tribunales, están en problemas porque se les revierte la carga: han basureado tanto a este gobierno que ya no pueden agregar más pecados al pecador; pero esto ellos lo podían hacer cuando supuestamente aún podían sostener -ante la mirada superficial- ese semblante, esa cáscara de "periodismo independiente". Pero esos tiempos se han ido. Por eso, a pesar de tener ejércitos de comunicadores, tienen que seguir recurriendo a Carrió, alguien que pueda ponerse en una posición tan mesíanica y con (nuevamente) semblante de republicanismo taliban.
Realmente están en problemas.
Te mando un abrazo

A.C.Sanín dijo...

Sí, Unfor, Carrió es una vestal de la furia opositora. ¡Que no decaiga! Es el mejor ejemplo de la dirigencia política parasitaria. Sobrevive gracias a Magnetto y, en retribución, sobreactúa.
Sí, también me preocupa la suerte del Artículo 161. Leí en La Nación que ellos están confiados en el fallo de la Corte. Barcesat lo descarta. No sé.
Es cierto, ya perdieron la línea, y en la perspectiva de las elecciones, probablemente se endurezcan aún. Un abrazo.

Gracias, Sujeto. Es interesante ese borrado de los límites entre políticos y periodistas, compitiendo en el lanzamiento de diatribas anti kircheristas. Claro, Carrió va corriendo siempre los límites, se atreve a enunciar lo que hasta a Morales Solá le provocaría cierto pudor. Lo novedoso es que ella tenga información sobre un asunto que, supongo, nadie conoce mejor que sus dueños. Veremos. Te mando un abrazo.

Anónimo dijo...

Hitler mando a morir para la última defensa del Berlin Nazi a desnutridos adolescentes mientras trataba de negar su propio fin, y sin importarle el destino de quienes aun lo apoyaban, fuero esto por convicción,complicidad o terror.
Magnetto vive en cambio de una sociedad donde aún quedan obesos. Solo pudo elegir, al igual que aquel otro -inexorablemente cercado- dentro de sus posibilidades concretas. Pobre loquita, aunque veranee en Punta...

A.C.Sanín dijo...

Anónimo: ¡Muy fuerte el paralelismo! Magnetto desde su bunker envía a la pelea a "tropas" sin importarle su destino. ¿Sería Carrió una víctima, al fin de cuentas?

manuel el coronel dijo...

No recuerdo quien marcaba ayer la editorial de clarín metiendo presión a los referentes de los disidentes del peronismo compañero, y va en línea con lo que usté popone. La presión corta la soga. Al final como dijeron siempre, nunca tuvieron un plan B para zafar de de la justicia si las 3 tapas no funcionaban. Y no hablo de l ajusticia como poder judicial, hablo de justicia, de hacer justicia.

Un gusto como siempre pasarme compñaero

A.C.Sanín dijo...

Así es, Manuel, no hay "plan B" porque sólo saben funcionar en modo "apriete" y ya perdimos la cuenta del número de tapas en contra, ¿no?
Un gusto, compañero, que pase por acá!