lunes, 6 de septiembre de 2010

Van der Kooy no lee el diario donde escribe.

El debate de la iniciativa oficial para declarar de “interés público” la producción, distribución y venta de papel de diario y pasta de celulosa, incorporó a un jugador sorprendentemente “borocotizado”. Es el caso de Jorge Fontevecchia (CEO de Editorial Perfil), quien decidió oponerse al proyecto. Y argumentó: “Pero a pesar de haber padecido Perfil -quizá más que ninguna otra empresa- la ventaja competitiva de Clarín y La Nación en Papel Prensa, prefiero que el Estado no intervenga. Me sentiría más incómodo con regulaciones gubernamentales al mercado de papel que con el eventual abuso de posición dominante que pudieran ejercer en el futuro Clarín y La Nación”. Y adelantó otro argumento que haría escuela: “Es que el Gobierno atrasa, llega tarde y tiene una mirada anacrónica sobre el tema del papel”.
Acerca de esta posición, llamativamente subordinada a Clarín y La Nación -actuales socios mayoritarios de Papel Prensa, empresa monopólica en la producción de papel de diario en nuestro país-, vale leer la elocuente respuesta del empresario periodístico Sergio Szpolski, publicada en el diario Tiempo Argentino, bajo el título “Hegel, Fontevecchia y Papel Prensa”, que nos exime de otras consideraciones acerca de la disputa empresaria en torno de la importancia del precio del papel en la producción de diarios.
El argumento acerca del “atraso” en la mirada oficial fue retomado por Eduardo Van der Kooy, desde las páginas de Clarín. Según dice el articulista: “La intención de regular la fabricación y distribución del papel para diarios constituye un verdadero anacronismo en el 2010. En especial, porque el insumo dejó de ser vital en un mundo que diversifica con vértigo los modos y las capacidades de comunicación. ¿Qué acaba de suceder con el tradicional Jornal do Brasil? Reemplazó su diario por la edición en Internet”.
Así de fácil. El periodista presenta esta “mutación” del Jornal do Brasil (esto es: su muerte como medio gráfico) como una decisión empresaria “neutra”, un simple cambio de soporte, del papel a la edición electrónica. O sea, una estrategia “no forzada”, que simplemente se adapta a las nuevas modalidades de la comunicación global. Y ya.
El problema es que, según parece, Van der Kooy no lee las informaciones que publica el diario donde él mismo escribe (quizás por una cuestión de higiene informativa, para no contaminarse y no vivir adentro de una burbuja de mendacidad). Lo cierto es que la mutación del diario brasileño JB había sido anunciada (y no en términos festivos, precisamente) por la corresponsal de Clarín en San Pablo, Eleonora Gosman.
Así decía su informe: “El JB, como se lo conocía en Brasil, tenía deudas de más de 50 millones de dólares y su tirada bajaba aceleradamente. El dueño intentó venderlo, pero no tuvo compradores interesados. La Asociación Nacional de Editores de Diarios (ANJ) se apuró a señalar que el caso del Jornal do Brasil es ‘un hecho aislado’. La dirección de la ANJ consideró que la tendencia en Brasil es que la circulación de diarios impresos tienda a crecer y no a disminuir. De acuerdo con la entidad, el primer cuatrimestre del año indicó un crecimiento de 1,5% en la demanda de medios impresos. En Brasil, la venta total de diarios está en el orden de los 8,5 millones de unidades. En Brasil adjudican la ‘muerte’ del JB a decisiones empresariales ‘equivocadas’”.
Es decir, el cambio de soporte del JB no fue una mejora, ni una apuesta “no forzada”. Veamos esta explicación tan ambigua como presuntamente ecologista de la empresa propietaria del Jornal do Brasil: Los costos económicos y ambientales del papel son insostenibles. Son incluso innecesarios. En el primer año de la versión digital las áreas forestales preservadas corresponderán a 1.200 (estadios) Maracanás”, asegura el Jornal do Brasil, que calcula que en cada edición dominical en papel sacrifica 200 árboles, 10.000 litros de agua y 40 megavatios de energía”.
Bien. Y veamos esta respuesta del sitio especializado paperpapers.blogspot.com:“Vamos a decir la verdad sin anestesia: JB quebró y por eso cerró (su versión papel). Solo que ahora tienen una excusa para hacerse los ecológicos, modernos y hasta pioneros”.
Y una más, aún a riesgo de aburrir, del diario El País, de España: “Poco antes de hacerse pública la noticia del cierre, el director y presidente de Jornal do Brasil, Pedro Grossi Jr., presentaba su dimisión en un duro escrito que reza: ‘Considerando que esto contraría la razón por la cual fui contratado, solicito, sin la pérdida de mis derechos, que en el periódico y en las revistas no conste más mi nombre’. La prensa brasileña señala que tras este cambio se oculta la decisión de abrir un proceso de despidos en una empresa que da trabajo a 180 personas, 60 de ellas en la redacción”.
En fin, algunos “detalles” que Van del Kooy prefirió ocultar en su empeño por asumir la defensa de sus patrones y atacar al Gobierno. Tal como definió la cuestión la diputada Silvia Vázquez: “Estamos ante una situación de tensión institucional fuerte. Discutiendo quién gobierna la Argentina: si el pueblo, a través de sus representantes legítimamente electos, o unas pocas corporaciones y fundamentalmente la mediática.” Esa es la pelea.

19 comentarios:

Unfor dijo...

La excusa de Van der Koy es como los que dicen:

-"Por 50 pesos, me venís a cobrar?"
Si no son nada 50 pesos, para que me los dejás debiendo!

Si todo esto es anacrónico frente lo que ya encontramos en la web, porque no largan Papel Prensa??!!

A.C.Sanín dijo...

Es buena, Unfor. ¿Por qué no desactivan la edición papel de Clarín, si total los podemos leer en la versión digital?

Sandra dijo...

Lo que dice Unfor en su último párrafo es lo que pensé en cuanto leí el post. No comento nunca, pero los leo. Saludos!

A.C.Sanín dijo...

Gracias, Sandra, por leer y comentar también.

Ricardo dijo...

Justo Fontevecchia, que se la pasa chapeando con la dialéctica del Amo y el Esclavo, viene a declarar orgulloso que, al final, le gustaba eso de ser esclavo, je.

Todavía faltan años y mayor democratización de la tecnología para que las ediciones de papel sean reemplazadas por las electrónicas. Y ni siquiera es seguro que así ocurra.

Quedó en evidencia mal van der Kooy. Pero suele pasar. Aún entre editorialistas se pisan los callos sin querer.

¡Un abrazo!

Unfor dijo...

Si estás vacunado Sanin, escuchate esto:
http://blogger.loboalpha.com.ar/

Evidentemente la gorda habrá dicho: -"Estoy quedando para el culo", y se armó o le armaron un libreto inconcebible que largó aquí de la Legrand.
Lleno de datos que andá a saber de donde los sacaron, pegado todo así con cinta scoth para seguir haciendo de la víctima el victimario.

A.C.Sanín dijo...

Ricardo: más allá de cualquier interpretación psicológica, la postura de Fontevecchia es sorprendente. Lo que no sorprende es que Van der Kooy mienta y presente el cierre de un diario centenario (quebrado financieramente) como una decisión neutral, sin efectos ulteriores. Un abrazo para vos.

A.C.Sanín dijo...

Gracias, Unfor, por el link. Estuve escuchando. ¡Qué quinteto de demócratas! Carrió, Aguad, Pinedo, Reato y Legrand: ¡la delantera de Sportivo Cinismo! Es cierto lo que señalás, el discurso de Carrió es una sarta de incoherencias con el único objeto de descalificar a los Graiver y a los Timerman. Y, de paso, atacar a Cristina porque “nos obliga a mirar el pasado”, Pinedo dixit. Dado que doña Elisa asegura tener información sería bueno que algún fiscal la convide a compartirla para el bien de todos. Un abrazo.

Unfor dijo...

Yo creo que a esta altura habría que citarla de oficio.
El tema es agarrar un montón de personajes de la época, armar una ensalada, total quien carajo entiende algo. Y el desprevenido dice: -"Mirá como sabe esta mujer".
Lo que es evidente es que lo estuvo armando y estudiando este fin de semana porque ni siquiera alguien bien clarificado sobre el asunto puede manejar un discurso así.

Fijate que ella que venía esgrimiendo el tándem Papaelo-López Rega, esta vez, cuando lo mencionó Pinedo hizo mutis.
Ya le advirtió Papaleo al hijo de Tato Bores que le muestre algo, cualquier cosa que lo vincule.

De todas formas, insisto.
Si el torturado era un asesino, de qué estamos hablando???

Sigue el énfasis en cambiar los roles, poner a los Graiver en lugar de los victimarios. magnetto es un pobre angel herido, en todo ésto.
Lo que me jode soberanamente es que esto lo montan sobre el cuerpo torturado y vejado de una mujer.

Anónimo dijo...

buen artículo ...y cita varios otros, por lo cual nos ayuda a mantenernos además de informados, más saludables. Gracias y lo recomiendo...

A.C.Sanín dijo...

En efecto, Carrió no resiste la mínima repregunta o refutación. Recordemos lo que le sucedió en el programa de Grondona cuando un periodista la cortó con firmeza, recordando que Osvaldo Papaleo se había sumado al gobierno de Isabel cuando ya López Rega se había ido del país y la puso en evidencia. No creo que siga toreando a Papaleo.
Como vos bien señalás, ella ataca a las víctimas, especialmente a Lidia Papaleo, el principal testigo. De su sufrimiento nunca habla. Da asco. Un abrazo.

A.C.Sanín dijo...

Anónimo: gracias!

Sujeto de la Historia dijo...

Hola A.C.:
Decime, ¿dónde quedó guardada esa confesión de parte de "quien controla el papel, controla la prensa escrita", que redactaron los perio/gados del monopolio ? ¿Ya quedó anacrónica ?
Creo que hace bien el holandés en no leer Clarín: fue una recomendación médica.
Me encantó, además, el filántropo Fontevecchia, quien evidentemente consiguió una bonificación importante en el precio.
Como de costumbre, muy bueno lo tuyo.
Te mando un abrazo

Javier dijo...

Lo que deia ayer Silvcia Vazquez es lo que venimos viendo del Grupo Agggh desde la 125 en adelante , las ceratas han caìdo ya nada pidra ser igual en el futuro , tal como pretenden hacernos creer los lacayos de Magnetto y Biolcatti

Un abrazo

A.C.Sanín dijo...

Hola, Sujeto. Y, parece que esa lectura fue archivada por “obscena”. Sí, puede ser que Perfil haya obtenido alguna bonificación (nada de pacto mafioso, ¡eh!). Te agradezco el elogio. Un abrazo.

Se aclaran los tantos, ¿no? Está todo muy “líquido”, Javier. Un abrazo.

Gracias a todos por comentar.

Anónimo dijo...

Estaba viendo CQC. Mostraban a un cerrajero honesto que cobra los 150 mangos que se supone vale abrir una puerta trabada a la madrugada.El problema con esta simpática nota es que recordé que ayer un diario publicó documentación que prueba que los directores de los dos diarios de mayor tirada del pais se reunian con el jefe de los torturadores de dos desaparecidos para darle letra para las preguntas que les realizaría bajo picana al otro día. Lo escribo y no lo puedo creer. CQC me cuenta cuentos para ir a dormir, las radios no dicen nada. Me llevan de la nariz, como las madelaines, fatalmente a la horrorosa época de la dictadura. A intuir, sospechar, saber cosas de lo que casi nadie quería oir hablar siquiera...el que calla ahora es una mala persona. Esta vez ni la dudosa excusa del no sabía cabe. Dejarse de joder!

A.C.Sanín dijo...

Así son las cosas, Anónimo. CQC es un programa que atrasa -no pude ver la emisión que Usted menciona- pero me imagino: o atrapan a un concejal que se apropió de un acondicionador de aire (¡mal!) u homenajean a un cerrajero que cobra el precio justo (¡bien!). Siempre metiendo la nariz en las cuestiones “candentes”, ¿no? Pero, claro, la complicidad de los diarios hegemónicos con los dictadores no “entra”. Lo que sucede, lo que está en curso, los desborda (a todos, y puede que a nosotros también). Pero, como Usted dice, ya no vale la excusa del “no sabía”. Basta de chistes.

Anónimo dijo...

Creo que tenés razón. Esto nos desborda a todos y torna imprecisas las herramientas que utilizamos hasta ahora para navegar el entramado social. Es muy útil reconocerlo para poder desarrollar nuevos instrumentos...y llevarla lo mejor posible!

Anónimo dijo...

Aprendi mucho