viernes, 17 de septiembre de 2010

Robert Cox y sus peligrosas confusiones entre dictadura y democracia.

Robert Cox no deja de ser noticia. En la edición del miércoles del diario Clarín, se reproduce una nota del periodista inglés que fuera publicada en el Buenos Aires Herald el domingo 12 de septiembre. El título es “prometedor”, si bien se mira: “¿La Argentina seguirá siendo una democracia?”. Una pregunta inquietante, claro.
Sucede que Cox ha sido sobradamente homenajeado en nuestro país por su muy valiente papel al frente del citado periódico (publicado en inglés) durante los años de la dictadura, cuando denunció las “desapariciones”. Sucede, también, que desde su reciente retorno a estas pampas expresó algunas opiniones elogiosas acerca del actual paisaje comunicacional argentino, incluida una simpática intervención en el programa 6-7-8, que le valió algunos reconocimientos. Por caso, el periodista Horacio Verbitsky no vaciló en señalar el “ninguneo” que el Grupo Clarín y sus asociados hicieron de una elocuente intervención pública de Cox sobre estos asuntos: “Ninguno dio cabida a las manifestaciones de Robert Cox en la Universidad Nacional de La Plata, donde dijo que 'nunca existió tanta libertad de prensa como ahora' ni se debatieron todos los temas con tanta libertad en la Argentina. Según el ex director del Buenos Aires Herald y ex presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, la dictadura regaló Papel Prensa a La Nación y Clarín para conseguir su apoyo. Cox también encomió la pluralidad de voces que permitirá la nueva ley de servicios de comunicación audiovisual y la necesidad de la regulación estatal del papel para diarios. Un silencio soviético fue la respuesta que recibió de los accionistas de Papel Prensa, los mismos que días antes habían encomiado su actuación como periodista independiente en los años de la guerra sucia”.
Pero Cox nos tenía guardada una sorpresa. Resulta, ahora, que comenzó a desdecirse. Y, según él afirma en su reciente editorial, el diario Clarín fue una publicación resistente, en tanto “publicó casi todos los días una mordaz denuncia” contra la dictadura. ¿A qué se refiere? A los dibujos de Hermenegildo Sábat. Según Cox, el dibujante/periodista “daba testimonio de los males e imbecilidades del proceso” y “captaba la maldad” de los dictadores. Y no sólo eso. Según Cox: “Clarín tuvo otro momento de resistencia épica” (un día, una página en el suplemento cultural) cuando María Elena Walsh publicó una nota -“Desventuras en el país Jardín de infantes”- en contra de la censura.
En fin, curiosa defensa del diario Clarín, que no sólo silenció la matanza (presentando los fusilamientos de personas indefensas como supuestos “combates”), que no sólo ocultó la política sistemática de desapariciones de personas recluidas en campos de concentración, sino que también embelleció la represión informando acerca de supuestos “centros de rehabilitación” para “subversivos arrepentidos”, entre tantas otras complicidades que Cox omite.
¿Acaso se le escapa al liberal Cox que, una vez pactada la alianza de sangre -económica y política- entre la dictadura militar y los medios gráficos que se apropiaron de Papel Prensa, las ironías del Menchi Sábat o los dichos de la señora Walsh eran apenas digresiones perfectamente tolerables en el marco de un discurso general que construía consenso social a favor de la dictadura? Así parece.
Dice Cox, metiéndose en el barro de la política del presente, y tomando las malas banderas: “Creo que es mi deber defender a Clarín tal como lo hicieron otros periodistas, en especial, Jorge Fontevecchia, editor de Perfil, una editorial rival. Lo hago por la misma razón por la que creí era necesario salir en defensa de Jacobo Timerman cuando fue calumniado y difamado, algo que muchas veces pensé debe haberle dolido más que las torturas que soportó en una de las cárceles clandestinas de los militares”. En fin, el tipo sabe, tanto como Elisa Carrió, cuánto duele ser torturado y cuánto ser ofendido, y genera una presentación ambigua de Timerman que no elude conectarlo con David Graiver y los Montoneros, para descalificarlo.
Dice “el bueno” de Cox: “El Gobierno (militar, ¿se entiende, no?) se hizo cargo de La Opinión. La pregunta hoy es si Clarín y La Nación enfrentan la misma amenaza”. Y luego: “La adquisición de la mayoría de acciones de Papel Prensa por parte de Clarín, La Nación y La Razón (cuyas acciones fueron luego compradas por Clarín) junto con el Gobierno nacional (la dictadura, ¿se entiende, no?) fue algo en mi opinión muy deshonesto -entonces y ahora-.”
Y después de cuestionar la asociación de estos diarios con el Estado dictatorial, agrega, cambiando el eje de la discusión y del relato acerca de este tema: Lo que creo es que todo esto tiene que ver con si Argentina seguirá siendo una democracia. Si el Gobierno se hace cargo de Clarín, que parece correr el mayor peligro, como ocurrió con La Opinión, ello indicará que el actual gobierno no respeta la libertad de expresión, que resulta vital para una democracia saludable”.
Salto discursivo que apunta a poner sobre el tapete una cuestión imaginaria, sin fundamentos en la realidad. ¿Cuándo dio pasos el actual Gobierno hacia la "apropiación" de algún medio de comunicación? ¿A cuál relato de la historia tributa esta lectura que fuerza un paralelo entre la dictadura genocida (1976-1983) y el actual gobierno democrático?
Veamos: algo parecido dijo en estos días Miguel Angel Toma, respondiendo a un notero de 6-7-8: “Quedó en claro que Kirchner no tiene ningún prurito en manipular el tema de los Derechos Humanos, lo cual lo hace parecido a Videla, para quedarse con las cosas que no le corresponden. En la época de la dictadura los militares torturaban para quedarse con empresas. Hoy, Kirchner y Cristina Kirchner utilizan a los torturados también para quedarse con empresas, de manera que -éticamente vistos-, Videla y Kirchner son lo mismo”.
Y bueno, alguien “honesto” (Toma, es obvio que no resiste un archivo) debía decirlo, y Cox (preocupado por el “autoritarismo de izquierda” de este gobierno) lo hizo.

16 comentarios:

Javier dijo...

Me hace acordar demasiado a sidoro Graiver y la hija de David y Lidia Graiver .

Yo pregunto le debemos rendir pleitesia al tipo este porque actyuo omo corresponde en la dictadura ? Todo bien pero si ahora dice boludeces que se vaya bien a cagar . No s para el periodismo , yo a este Cox lo vi por primera vez en 678 , solo escuche elogios pero ya me empezo a disgustar con sus opiniones hablando mal de Cuba y Venezuela .

Un abrazo

Javier dijo...

De lo que decias de Toma lo vi ayer y me parecio terrible , creo que un documento historico es un documento y eso no s epuede discutir, es como decir yo no creo que San Martin le haya dado su sable a Rosas , cuando no es algo que s epueda discutir porquen esta escrito en su testamento . Me parece que con solo eso que dijo de los documentos histiricos del ejercito que publico Tiempo y sabiendo su forma de pensar complice hacia los genocidas practicamente me resbalo todo lo posterior que dijo .

Sujeto de la Historia dijo...

Hola A.C.
Me quedé muy sorprendido con lo que leí en tu post sobre Cox. Tengo la lejana imagen de él como un cuestionador de la dictadura, junto a Nueva Presencia, más allá de eso, relativizado un poco por ser el Herald un diario en inglés, y ser su director un periodista gringo. No creo que el tipo "esté comprado", sí, se me ocurre que siendo supuestamente un liberal purista, le horrorice la sola idea que el estado nacional "interviniera" de algún modo Clarín, pero, ¿de dónde sale esa idea ? Es la misma idea que circuló previamente a la presentación del informe sobre Papel Prensa: ya muchos tenían preparados sus discursos de repudio ante lo que consideraban una intervención de la empresa...
Y con respecto al "Clarín de la Resistencia", es hilarante...
Con respecto a Toma: si la memoria no me falla, fue colega de Yofre en tanto SIDE con el emperador Carlo I, qué cosa que, de un corto tiempo a esta parte, comiencen a reciclarse tipos como estos dos y el retorno de"ancianos montoneros" ¿no te suena a operación ?
Como de costumbre, muy bueno lo tuyo.
Te mando un Abrazo

Ricardo dijo...

Esta nota de Cox remite a las notas que dieron en TN Fontevecchia y Lanata. Cox mismo reivindica al director de Perfil. Es anacrónica. Está en off side. Habla de algo que no pasó ni va a pasar.

Los motivos por los que la escribió me parecen irrelevantes, siendo una nota que no guarda relación con la realidad.

Abrazo.

A.C.Sanín dijo...

Creo, Javier, que es justo el reconocimiento a su papel durante la dictadura. Pero, ahora, su posición ante la situación de la prensa en nuestro país es, cuando menos, contradictoria. De una parte, reconoce que se respeta la libertad de expresión; de otra, agita el fantasma de la “apropiación” del diario Clarín por parte del Gobierno nacional, trazando un paralelo con la suerte corrida por La Opinión bajo la dictadura militar. Confuso, ¿no? Un abrazo.

Exacto, Sujeto, tenían preparado un arsenal de acusaciones y denuncias de “chavismo” que quedaron desmentidas. Sería interesante que Cox aclarara en qué se basa para agitar el fantasma de la “intervención” sobre Clarín. Sí, la reaparición de estos tipos es muy sugestiva, especialmente en el marco de la discusión acerca del papel de la “pata” civil durante la dictadura. Gracias, Sujeto. Un abrazo.

Sí, Ricardo, pone sobre la mesa una cuestión que parece no compadecerse con la realidad. Pero me cuesta creer que no tenga alguna intencionalidad, que no busque producir algún efecto. Un abrazo.

Unfor dijo...

Que locura tiene alguna gente. pero esta es una locura chota. debería redimirse que se yo, con un suicidio.
Por un momento tenés que pensar; "tema clave de coyuntura; mucha gente asimilando la cosa; mi mensaje es de alguna forma referencial...". Lo único bueno es que las grandes mayorías no saben ni que existen estos tipos.

A.C.Sanín dijo...

Coincido, Unfor, estas no "intervenciones" no trascienden, más allá del público politizado. Ahora, ¿qué personaje peligroso el tal Cox, no? Un abrazo.

HUINCA dijo...

No sé, me parece un señor muy mayor, formado en unos valores, que, cuando nadie lo hacía, dio la cara. No era de izquierda en ese entonces, ni lo es ahora. Era el director del Buenos Aires Herald, que no era el NYTimes, era un diarito para lectores en inglés en una megápolis hispanoparlante. Se fue de acá, y siguió en su trayectoria de periodista de medios mínimos, y ahora está acá, porque es un héroe para nosotros en ese solo sentido: no se calló cuando los demás se callaron. Y casi lo pagó con la vida. Es, para mí, inimputable. Ahora hay cosas que, desde sus valores,le parecen mal

HUINCA dijo...

Se me fue el comentario sin terminar. Creo que ahora está en medio de una batalla en la que le pedimos algo que él no puede darnos, y está bien: podemos entender a través suyo muchos obstáculos que tendremos que superar, o convivir con ellos. eso es lo que me parece
Abrazo amigo

A.C.Sanín dijo...

Me parece, amigo Huinca, que el perfil del personaje es exactamente el que vos describís con inteligencia y sensibilidad. Cox se mete en una batalla que lo excede y termina expuesto en su ambigüedad. Tal vez, debería retirarse de la “línea de fuego” porque en estos días la neutralidad es una posición muy difícil de sostener. Y, además, termina jugando para los “otros”, los que no tuvieron su coraje en aquellos años. Un abrazo para vos.

Anónimo dijo...

Es una batalla que nos involucra y nos excede a cada uno de nosotros individualmente. Al estar removiendo otro estrato de esa mierda que fue la dictadura para poder digerirla, nos vemos enfrentados a cambiar algunos paradigmas sobre los que, previa transa, construimos hasta acá. No es poca tarea para nadie, para Cox incluido. Sería interesante pedirle un reportaje y desambiguarnos un poco más todos. Si hasta ahora hizo su carrera en medios chicos, pqué habría de negarse a DAME TU PALABRA?

A.C.Sanín dijo...

Anónimo: Sería interesante entrevistar a Cox, pero no creo que estemos a su altura. Pero es cierto lo que Ud. dice acerca de la batalla en curso. Está precedida por "transas", por silencios, ¿costumbres? En fin, no es una época aburrida, ¿no? Gracias por comentar.

manuel el coronel dijo...

Acabo de leer, compañero, el post de Boot en lo del Inge sobre Cox, pero sin leer este antes, por lo que llego a la conclusión de que un liberal inglés, por más respeto qeu me merezca, nunca puede ser un pensador brillante. Así de sencillo. Su rol de denunciante y defendçsor de la democracia creo qeu es sí, su legado histórico. Ahora, para meterese en este barro, le falta. Menos aún no perteneciendo a nuestra comunidad.

A.C.Sanín dijo...

Manuel: creo que, a esta altura, lo que diga Cox debe ser tomado con pinzas porque se desdice luego. De una parte, elogia la libertad de prena; de otra, asegura que hay muchos periodistas que tienen miedo. En fin, es confuso, ¿no? Un abrazo.

Anónimo dijo...

Tiene tantas pero tantas manipulaciones este comentario. Porque insisten en llamar guerra sucia a la muerte de tipos que se alzaron contra un gobierno democratico? Que decidieron dar pelea armada , perdieron y desde entonces estamos escuchando llorar a sus mamis ...?? Quienes fueron sucios?? Si te la jugaste, y perdiste, jodete!!!Porque la "lucha" comenzo antes del gobierno militar. Se cansaron de secuestrar gente para quedarse con la guita, dejen de ponerle un halo romantico a tipos que mataron gente a diestra y siniestra, porque no mataban militares o policias unicamente, y aun estan impunes. Y muchos han cobrado siderales sumas de dinero,,,por tanto ROMANTICISMO con la Patria!! Que pais generoso este que Hebe de Bonafini pueda vivir del Estado por tener hijos (estaran muertos??)
Otra!! este es un gobierno de izquierda? quienes son de izquierda? Los K? Los que pasaron el gobierno defacto comodamente en Rio Gallegos, fotografiandose con los militares, apropiandose de terrenos mediante la circular 1050 de M. de Hoz? Cero lucha, por lo menos algunos de los funcionarios actuales empuñaron armas, lo cual no los hace heroes mas que entre ellos mismos. No hay ciudadano en la Argentina, exceptuando a los pseudo-zurdos ideologicos pero bien de derecha en la practica, que se interese por los ex-guerrilleros, sus hijos, sus nietos, la loca de Hebe de Bonafini, la vieja satrapa de Estela de Carloto, a la gente no le interesa ni hijos ni nietos...nada!! es un tema recurrente en todos estos vivillos, que a la actual Argentina le importa muy poco.
Zurdos que se visten con marcas francesas...zurdos que andan en coches importados y mantienen vagos... Veamos, en Cuba, viven asi, sin laburar ??
Caradura Papaleo, interventor en epoca de Isabel , censor, y ahora se la da de que...por favor , son insufribles, y nada tengo que ver con milicos ni grupo politico, ni afiliada estoy a ninguno. voto a quien se me ocurre en cada eleccion, y por supuesto a los ultimos que les daria un voto es a estos ladris de guante blanco. Anibal F. ladri de ladris, cinico, corrupto, inmoral, ex-ministro de derechos humanos que no da el apellido a su hija extra-matrimonial. Por favor, la lacra de las lacras.
Que viva Lanataa!!!

Anónimo dijo...

Es extraño como pasan las persona de ser: "heroes y paradigma de los derechos humanos, del pueblo popular y democrático", a ser "golpistas obsecuentes de la corpo-mediatica, pagados por los grupos económicos, capitalistas salvajes que solo buscan beneficio para la burgesía nacional", por el solo hecho de que nos guste o no nos guste una opinión!!! ¿será tan así?