martes, 17 de agosto de 2010

Todos quedan advertidos: ¡será Macri o el caos!

En el semanario Noticias Urbanas, publicación especializada en la política porteña, bajo el título "2011: El tercio que decide el futuro", leemos un artículo de Fernando Riva Zuchelli dedicado a especular sobre los posibles efectos que una derrota electoral del macrismo en la Ciudad descargaría sobre los porteños.
Se afirma allí que el oficialismo PRO cuenta hoy con el firme apoyo de un tercio del electorado al que "no le molesta" ninguno de los rasgos represivos ni aún delictivos de la gestión Macri. Así lo explica Riva Zuchelli: "Existe un tercio electoral que le gustaría triplicar el voltaje de las pistolas Taser (en realidad no las entiende bien y prefiere las 9 mm), que no pretende ley o reglamentación alguna para liberar Florida de manteros sino una buena fila de gruesos bastones en azules o metropolitanas manos y apoyados por carros hidrantes para tener la zona liberada. También ellos estarían de acuerdo en aumentar la cantidad y calidad de escuchas ilegales a todos aquellos a los que nunca -"por negligencia"- se le hizo sentir el rigor de la inteligenzzia (sic), y desde ese lugar ven en Macri a su referente natural."
La hipótesis del autor es que a ese tercio (a esa derecha pura y dura, mejor dicho) no le importa el procesamiento del jefe de Gobierno ni la ya inocultable crisis en la gestión. En consecuencia, deduce, "Macri y sus aliados debieran tener buenas posibilidades de conquistar un segundo mandato, sobre todo -o exclusivamente- por la falta de alternativas." Pero, ¿qué sucedería si "se descompusiera ese tercio ordenador (¡sic!) que hoy lidera Macri y su PRO"? La respuesta de Riva Zucchelli mete miedo: "la Ciudad de Buenos Aires caería en un grave vacío representativo desde lo político y por ende, con toda seguridad en una confusión también importante del voto de las mayorías." ¡Epa! Y sigue, pintando los efectos de una derrota electoral del PRO y el caos consiguiente: "Empezaría todo a girar como una calesita descangayada, con los sobrevivientes y los nuevos, con los ganadores de la pírrica batalla, con los oportunistas que están siempre listos y la sociedad toda obligada a elegir entre Dios sabe qué candidatos."
Convengamos que esta descarada línea de promoción de un nuevo mandato en el Ejecutivo porteño de la tropa PRO resulta un tanto ofensiva para los 2/3 de los votantes porteños que no se reconocen en la descarnada descripción ofrecida de los deseos y expectativas del núcleo duro del voto macrista, sobre los cuales –vale señalar- el autor no emite juicio alguno. ¿Por qué la mayoría de porteños que en las últimas elecciones no votaron al PRO debería consentir que se siga gobernando la Ciudad en sintonía con esos "valores" reaccionarios? Y, más aún, ¿por qué la posible victoria de la oposición debería ser interpretada como producto de una "confusión" del voto de las mayorías? Curiosa idea de la meneada "alternancia democrática", tan reclamada como conveniente cuando de desplazar al kirchnerismo del Gobierno se trata , ¿no?

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Sanín, es tarde, dígame que es una Jodita Para Tinelli y me voy dormir tranqui. Quiero creer que no hay fuera de Cabildo alguien que escriba que debemos adherirnos a los que nos espian..pque caso contrario sería peor (para nosotros, supongo).
Consultado el almanaque, como Ud sugiere en caso de una investigación seria, y coerroborado que no es el Día de los Inocentes, probablemente duerma con pesadillas de la segunda mitad de los setentas!

A.C.Sanín dijo...

Vea, Anónimo, mal que nos pese hay "periodistas" que apuestan al "orden" que ha instaurado Macri. Malo para nosotros, pero bueno para ellos, supongo, por aquello de la pauta publicitaria que cobran. ¡En fin! Duerma tranquilo, me parece que la "restauración" menemista está en problemas. Gracias por comentar.

Ricardo dijo...

Tremendista, el escribidor, ¿eh?

¿Entre Dios sabe qué candidatos? Bueno, no es que tengan posibilidades Zamora o Flavia Palmiero. O Tinelli, por una cuestión de circunscripción, je.

Aparte, para la cantidad de cuadros políticos de primera calidad que tiene Macri funcionando, me parece que hasta De la Rúa fue mejor JdG. ¿Qué digo me parece? Seguramente fue así.

¡Abrazo!

Javier dijo...

Pasa que Macri es literal , el quiere subirse al tren para pisarnos a todos los portaños , ya nos atropellaron dos veces con ese tren pero el insiste que hay que subirse para atropellar a toda la nacion y si aun estamos en el purgatorio con ese tren de Macri vamos al decimo infiermo , los porteños felices , no sumaria su clon republicano , alguien puede votar a Lopez Murphy , digo porque la capital suele ganar opciones de derecha en elecciones nacionales y mas aun si se busca nacionalizar la eleccion local , aca gano a presidente en la ciudad lopez Murphy en 2003 y Carrio en 2007 , no debemriamos asombrarnos de que gane Michetti el rostro humanodel fachismo ? de la mentira ?

Un abrazo

Unfor dijo...

Sinceramente, creo que hay un tercio que piensa así, o muy parecido, lamentablemente. Pero nos queda un año para construir una alternativa a este hijo de puta. No podemos perder ésta oportunidad.

A.C.Sanín dijo...

Sí, Ricardo, tremendismo a full. En el macrismo hay miedo a quedarse sin el pan (la jefatura de Gobierno) y sin la torta (la Presidencia), parece. En efecto, comparado con Macri, De la Rúa parece a la distancia un “estadista”.

Me parece, Javier, que Mauricio fuga hacia adelante con su insistencia en postularse a Presidente. Según Artemio López, Michetti mide igual que Macri, así que supongo que en primera vuelta ganaría ella. El “temita” es quien la enfrenta en el ballotage, ¿no?

Coincido, Unfor, ese tercio incluye mucho votante de extrema derecha. La construcción está verde aún, parece.

Un abrazo a todos!

manuel el coronel dijo...

ja, lo qeu está claro es qeu MM hoy por hoy juega a todo o nada, si nunca fue capaz de construir, hoy menos que menos, que los tiempos lo apuran.

No se si un tercio, pero una gran parte hay así, cabe recordar que en el ballotage si bien lo votó el 60% fue a votar menos de un 70% si mal no recuerdo. 40% del electorado en ese momento según mi memoria.

A.C.Sanín dijo...

Sí, está jugado y apuesta fuerte. Tenés razón, Manuel. La abstención llegó al 32% del padrón. Un abrazo.