miércoles, 5 de septiembre de 2012

Macri: del exitoso 0800 a la fuga hacia adelante

Imagen: www.facebook.com/pages/El-Cobayo-Tira-Bombas
Más allá de la cháchara optimista, lo cierto es que los caminos de Mauricio Macri se angostan. La inteligente actividad de la jueza Patricia López Vergara condujo al gobierno PRO a involucrarse en el conflicto más masivo (y lesivo) que afronta su gestión: la progresiva parálisis del servicio de subterráneos. No sólo fue obligado a sentarse con las partes en conflicto (la empresa Metrovías y los “metrodelegados” en la discusión paritaria) sino que además se vio obligado a solicitar y retirar los fondos (210 millones de pesos depositados por el Gobierno nacional) para solventar el servicio. O sea, ¡hacéte cargo!
Así lo reconoce un semanario macrista: “El Gobierno porteño sabe que, más tarde o más temprano, deberá hacerse cargo de la red de subterráneos y por eso ya encargó una auditoría para saber cuánto le costará poner en óptimas condiciones el servicio. Por eso, y a pesar de lo que diga públicamente el Jefe de Gobierno de la Ciudad, las segundas líneas ya están trabajando en el pase. Seguir negándolo trae más problemas que ventajas frente a la ciudadanía. Si se llega a producir un nuevo paro de los metrodelegados, el costo político que pagará el Pro será altísimo, le adelantó a Noticias Urbanas un operador porteño que está involucrado en las reuniones que se vienen realizando entre Nación y Ciudad a través del Ente Tripartito.”
El problema es que la gestión PRO no puede presentar ninguna ilusión a futuro para sus votantes. La prometida reducción de personal (con su correspondiente 0800 ÑOQUI) culminó en un pacto con el gremio municipal, y la consiguiente ampliación de cargos. La mejora en el transporte se tradujo en una vuelta al esquema de circulación en las avenidas que regía en los años 70, con el añadido de metrobús y bicisendas. Los kilómetros de subte, en nada. Hospitales públicos sin gas, escuelas públicas sin maestros. La baja de impuestos, se convirtió en suba indiscriminada. ¿Algún cambio estructural en la ciudad más rica del país? No.
Tal vez por eso, la provocación pensada por el ministro de Educación, el licenciado en sistemas Esteban Bullrich para ganar notoriedad ante la inopia de sus pares, con el manoseado 0800 BUCHÓN, se convirtió en una política de Estado (municipal). ¡Hay tan poco para ofrecer! Y hasta el propio Macri salió a apropiársela. Y sí, tanto se empecina en litigar por derecha, en construirse  como negación del kirchnerismo, que todo sirve.
Por supuesto: los chistes a veces salen mal. Y Bullrich y Macri se terminan enchastrando en una discusión entre “El Eternauta“ (una historieta), “El Nestornauta” (una imagen), y un juego participativo, y lo que no leyeron y no saben y no entienden, porque viven en otra burbuja cultural. Son torpes, pero esa ignorancia que los volvía atractivos para sus votantes (no me la hagas difícil) termina por delatarlos en su incapacidad. No para reprimir (que lo hacen hasta donde pueden y ahí están como prueba los docentes separados de sus cargos por “dramatizar” su situación) sino para conducir el conflicto a un lugar inerte, como hacía Narodowsky, el renegado, hasta que lo atraparon espiando.
La discusión se espiraliza y el macrismo se expone al ridículo. Imperdible el papelón protagonizado por el ministro Bullrich ante la jueza Liberatori, divulgado por “Página/12”, y ocultado por los medios dominantes. Pero la protección mediática funciona hasta que entra al juego Fito Páez y rompe el cerco de silencio. “Los dirigentes del PRO hubieran sido buchones y entregado gente en la dictadura”. Y obliga a Macri a contestar, y así sigue. No hay mucho más. Macri anuncia la extensión de la red de WiFi a las bibliotecas públicas y la llegada de Sri Sri Ravi Shankar.
Hace dos semanas, el “house organ” del macrismo (“Clarín”) había lanzado un globo de ensayo, informando acerca del debate abierto en el PRO sobre el futuro de Mauricio y su posible paso al costado. No se trataría, ¡NO!, de sacarle el cuerpo a una gestión que se derrumba en las encuestas, ni de una salida anticipada de un cargo ejecutivo en procura de fueros legislativos (¡cargo menor!) ante el progreso imparable de la justicia hacia el juicio oral en la causa por las “escuchas” ilegales. ¡NO!
Dijo “Clarín”, citando a un promotor de la movida: “El único que se animó a confirmarlo fue el diputado nacional Jorge Triaca: “Ante el deterioro de la política que impulsa el Gobierno, ante el deseo de eternización en el poder y ante un escenario tan grave que se viene para todos, no sé si hay margen para que Mauricio no juegue. Esa carta tiene que estar a disposición”, dijo. ¿En qué distrito? “Donde haga falta”, completó.” Muy bien: el adalid republicano no le hace asco a nada, con tal de fugarse.
Más allá de las desmentidas, lo cierto es que en estos días se está realizando una encuesta telefónica a los residentes en la Capital, consultando acerca de la evaluación (entre muy buena, buena, regular y mala) de la gestión PRO; indagando si el entrevistado había votado a Macri; y tercera, significativa cuestión: “¿Qué opina acerca de la posible candidatura de Mauricio Macri en las elecciones legislativas de 2013?” En fin, algo se aproxima.