miércoles, 24 de noviembre de 2010

Pablo Marchetti: "Nosotros hicimos Barcelona sólo para destruir a Clarín"

Ayer, en la señal de cable “ultra opositora” TN, los espectadores pudimos asistir a una entrevista atípica. Sucedió que Pablo Marchetti, director de la revista quincenal Barcelona, se permitió diferir, desacomodar y aún contradecir a los conductores del envío “Palabras más, palabras menos”, Ernesto Tenenbaum y Marcelo Zlotogwiazda.
Por caso, los entrevistadores quisieron encorsetar a Barcelona en una tradición ligada al humorismo.
Marcelo Zlotogwiazda: Cada vez que se los quiere encasillar, poner en la categoría de una revista de humor, ustedes dicen que es periodismo.
Pablo Marchetti: Hacemos periodismo, claro. Porque
creemos que el periodismo es un relato de ficción armado con elementos de la realidad. Y esa definición cuadra perfectamente en lo que hacemos con Barcelona. (…) A mí hay muchas cosas que me gustan. Respeto mucho lo que significó la revista Humor, me gusta mucho la revista Satiricón, Tía Vicenta tenía grandes cosas, pero no me siento heredero, justamente por esto que te decía, no nos sentimos humoristas, no nos sentimos herederos de esa tradición. Para mí la cosa más importante que pasó en el periodismo, que me pasó a mí como contemporáneo, fue la aparición de Página/12, sin duda que dio vuelta el relato periodístico…
Ernesto Tenenbaum: A nosotros también, imaginate que nosotros estábamos ahí…
Y sí, es un punto interesante el que señala Marchetti, sobre todo si se advierte el periplo de los entrevistadores, desde Página/12 hacia el Grupo Clarín. Una respuesta que incomoda y que, a esta altura del partido, denuncia un cambio de bando.
MZ: En estos días hay un debate en el mundillo periodístico, a partir de declaraciones que hizo Martín García, el titular de Télam. Dijo: “Yo no quiero periodistas profesionales, yo quiero periodistas militantes”. ¿Cómo te parás frente a esa definición?
PM: La definición, en sí, me cae bien. El término periodista militante, es algo que me cae bien. Lo que pasa que imponer periodista militante, me parece una cosa medio jodida. Pero me parece que está bueno asumir el lado militante que tiene esto. Cuando uno se planta para publicar algo, me parece que de alguna manera trata de incidir en la realidad y en la sociedad a la que va dirigido el mensaje ese. Ahora, me parece que uno también es un pelotudo importante si cree que realmente va a cambiar la sociedad con ese mensaje. Me parece que en ese punto, ese equilibrio, haciéndonos cargo que de alguna manera queremos incidir en la realidad, y ver que no vamos a cambiar un carajo, y ponernos como militantes por delante de eso, me parece que no…
¿Un poco confuso Marchetti, no? Pero, al fin, convengamos en el núcleo que dice: ninguna comunicación es desinteresada y siempre procura generar algún efecto. Quizás, no algo tan decisivo como “cambiar la sociedad”, pero sí al menos incidir en el debate público. Y habrá que agregar la cita completa de Martín García: “Los profesionales son como las prostitutas, escriben mentiras en defensa de los intereses de los que les pagan. Los militantes, en cambio, escribimos la verdad al servicio del pueblo. Soy primero militante, después periodista”. Una definición fuerte, que seguro se abre a otras discusiones acerca de los “compromisos” que afectan al “periodismo independiente”.
MZ: Ahora, el periodista militante frente a una verdad que es perjudicial para la causa de su militancia, ¿cómo actúa?
PM: Y, no sé. Habría que aclarar qué clase de militancia. Yo cuando te digo que me cae bien el tema de militancia…
ET: Yo te doy un ejemplo, el asesinato de Mariano Ferreyra. El periodismo militante del que habla Martín García sale a decir: fue Duhalde.
PM: Si, eso es bochornoso. Pero también hay ejemplos de periodismo militante, identificado con el Gobierno, que buscaron otros caminos. Página/12 fue por otro camino.
Bien por Marchetti, que estableció la diferencia entre la operación imbécil construida por 6-7-8 y el pasquín Tiempo Argentino. Bien al reivindicar la línea editorial de Página/12, que apuntó hacia Pedraza y las complicidades de la burocracia sindical.
ET: Vinculado con ese debate, ¿cuándo una noticia o un chiste es desestabilizante, y cuando son simplemente un chiste o una noticia? Ejemplo: Cristina denuncia a Sábat como cuasi mafioso.
PM: Pero eso me parece ridículo. Entiendo que denuncie a Clarín, entiendo lo que tiene que ver con la pelea con Clarín, y hasta te diría que la comparto. Yo diría que Barcelona tiene una actitud, más que quijotesca, cervantiana. No Quijote como personaje sino Cervantes puesto a hacer el Quijote. Cervantes dice que hace el Quijote sólo para destruir las novelas de caballería. Y te diría que nosotros, sin proponérnoslo, pero parafraseando esto, de alguna manera nosotros hicimos Barcelona sólo para destruir a Clarín. No a Clarín como institución como hace el Gobierno, sino el discurso, lo que quiere imponer Clarín de la verdad periodística. Mentirnos y decirnos que el periodismo no es lo que realmente es. Entonces, eso lo entiendo, lo de Sábat, lo de Langer me parece una vergüenza.
Bueno, aquí podemos señalar dos cosas: de una parte, el obvio silencio de los periodistas de TN ante la abierta declaración de Marchetti acerca de las intenciones de Barcelona en su intento de desenmascarar la mentira ofrecida como verdad por Clarín. De otra, la minimización de la agresión que expresan hacia Cristina las caricaturas de Sábat. Digamos: ¿cuándo habrá de dibujar un perfil de Duhalde al cual le crezca desde la nuca el perfil de Magnetto, para mostrarnos el verdadero monstruo bifronte que amenaza a la democracia argentina? O, más jugado, ¿cuándo habrá de ilustrar alguna página de Clarín con la figura de Magnetto orinante y a los líderes de la oposición disputando por beber ese agua bendita, escatologías aparte?
Y sigue Pablo Marchetti:
"Jaime es un chorro, y me parece bien que se publique. Ustedes hacían antes un juego que era muy bueno y le pedían a cada entrevistado que ponga la tabla de posiciones de los gobiernos. Eso me parece interesante como ejercicio para saber dónde se para cada uno y la verdad que esto me parece, por lejos, por escándalo, el mejor gobierno que hay en mucho tiempo en la Argentina. Ahora, eso no quita que Jaime me parezca un chorro, y tantísimas cosas me parezcan nefastas… Y, no, la verdad que no. Me parece bien decirlas."
Y está bien. Marchetti fue al “territorio adversario” y defendió su posición. Barcelona no es una revista oficialista, ni tampoco opositora. Digamos: comenzó como una parodia de la hegemonía comunicacional y, luego, cuando esta disputa se volvió abiertamente política (“Clarín, ¿estás nerviosho?”) descubrió que estaba en problemas, porque ante el salto de escala, en esa lucha, no había neutralidad posible.
No nos gustó la edición apresurada de Barcelona que trató de explotar la muerte de Néstor Kirchner, más allá de los intentos de compensar las demasiadas agresiones con algunos homenajes. Pero, reivindicamos a Marchetti, y a su revista, en su lucha contra la hipocresía y la mentira que gobierna en la corporación mediática.

19 comentarios:

Javier dijo...

Yo realmente lamento que muchaspersonas de clase media no comprendan el servicio que le hizo Nestor Kirchner a nuestro pais al haberse peleado con Magnettoy con ello montartse tambien en la demanda ya existente de tantísimos añlos por una comunicacion mas democratica . No entender eso me parece que hace que muchos directamente no comprendan en lo mas mínimo la realidad argentina .

Un abrazo

Sujeto de la Historia dijo...

Amigo Sanin:
Escuché la entrevista, y me puso muy contento haber podido escuchar a alguien que no puede ser tildado de oficialista, que discrepa con varias cuestiones, pero que reconoce que éste es el mejor gobierno que ha visto por lejos. Y me parece que es justamente lo que necesitamos: volver a ajustar la óptica de modo tal que nuestro marco referencial ideológico no nos prive de ver las diferentes aristas de la realidad. Yo coincido con vos respecto a Sábat, a quien siempre admiré como artista, pero puedo muy bien entender lo que dice Marchetti porque él mismo podría ser pasible de una crítica así (al cabo, algunas tapas de Barcelona son complicadas, por ejemplo, la de las "mogólicas"...). Pero es un tipo con quien llegado el caso podés discutir, coincidir y disentir, sin batallar.
Esto es como cuando vivís inmerso en el ruido: un ratito de silencio te hace caer en cuenta de la polución auditiva que sufrís.
P.S.: bien por ET y MZ, nobleza obliga. La única "perlita" que les encontré fue la insistencia con 678, donde Marchetti también estuvo muy bien, diciendo que sería bueno que hubiera un programa así en TN....
Un Fuerte Abrazo

Roberto dijo...

Sanín, lamentablemente me perdí la
entrevista con Marchetti, no sabía
que estaba pués desde hace un tiempo
trato de huir de las huestes de TN.
Igual leyendo tus comentarios puedo
enterarme de manera fehaciente los
dichos de uno y otros, La Barcelona
no me me llega a convencer igual es
una opción ni pro ni contra la
gestión del gobierno, eso es favor
de la misma ya que el grupo clarín
es solo contra, aunque tengo una
duda y es que el gordo Marchetti termine
como lanata cuando comience a ver
los dividendos de su revista, es
a veces muy contradictorio con
ciertos comentarios.

Un abrazo.

manuel el coronel dijo...

Yo leí lo de García y recién caigo en la importancia de sus palabras, puta madre. Y es una definición excelente.

Marchetti, y bueh, hace su laburo, el es superior a todos!

Ricardo dijo...

Para mí Barcelona es continuadora de la Humor, sólo que la revista de Cascioli tenía otro nivel, un poco -bastante- más elevado.

Hecha la aclaración, es una bocanada de aire fresco, como dicen, escuchar a alguien que no puede ser sospechado de oficialismo, decir que este es el mejor gobierno lejos. Y porque no puede ser sospechado de bloguero K rentado es que ET y MZ no pueden contradecir sus dichos sobre Clarín. Si abrían esa puerta Marchetti les llenaba la cara de dedos.

No vi el programa, así que gracias por acercar este fragmento, Sanín.
Una última cuestión: ¡que lindo hubiera sido que cuando ET dijo "imaginate que nosotros estábamos ahí…", Marchetti le hubiera retrucado: ¿y qué les pasó?" Je.

Un abrazo.

Sujeto de la Historia dijo...

Ricardo:
Las caritas hablaban...

Marcelo Bartolome dijo...

Amigo Sanín...lo conozco a Pablo. Fue mi alumno en TEA, allá por el año 91. Daba los talleres de producción periodísitica para radio y en sus trabajos, Pablo evidenciaba una veta de humor mordaz como hacia mucho no escuchaba. Es un tipo muy capaz en ese metier. La revista que co-dirige me parece un buen producto, aunque muchas veces cruza límites un poco groseros. Pero ni de lejos me atrevería a criticarla en su conjunto solo por observaciones ndividuales. Lo que me parece respecto de Pablo es que no ha logrado macerar una visión sólida de la escena política en la Argentina. Creo que aun descansa sobre algún inocente concepto de "ecuanimidad" o "equilibrio" que en la Argentina de hoy es casi temeario mantener. Navegar a dos aguas, como hace a veces Pablo en sus intervenciones puede resultar peligroso. Es un momento, el actual, donde claramente hay que tomar posiciones con los riesgos que ello implica. Creo que ahí es donde hace agua Pablo. Por ahora la revista suma, pero más temprano que tarde deberá ver de que lado se ubica. Porque evitar la crítica a Sabat o Langer solo por sus condiciones de supuestos monstruos sagrados, es caer finalmente en el andamiaje discursivo de los medios hegemónicos: criticarlos es atacar la libertad de expresión. Y si a el le caben las generales de la ley etonces está obligado a profundizar su análisis y ver mejor qué tipo de periodismo construye desde Barcelona. En fin polémica no cerrada aún, pero saludable en los tiempos que corren. Abrazo grande!!!

A.C.Sanín dijo...

Javier: Creo que los mecanismos de imposición cultural son difíciles de desactivar, especialmente cuando se han sedimentado. El kirchnerismo arrastró a Clarín a luchar en el barro, a exhibirse como actor político -no ya como un observador o comentarista “desinteresado” o “neutro”- y ese es el gran “servicio” -como vos decís- a la democracia comunicacional. Supongo que, a esta altura, las clases medias están en buena parte, al menos, en estado de alerta. Un abrazo.

Hola amigo Sujeto. Yo leo habitualmente Barcelona y, en las respuestas al correo de lectores, la revista ha reiterado esa valoración positiva de este Gobierno, en perspectiva histórica. En mi modesta opinión, Sábat -como cualquiera de sus periodistas- debe hacerse cargo de su alineamiento; en su caso, cuando traduce la política del diario en imágenes. Comparto: Marchetti es un interlocutor “amable” en su disenso, aunque un tantín ambiguo para mi gusto. Sí, jodieron con 678. No lo desgrabé, porque me pareció una chicana fuera de tema. En fin, un abrazo, como siempre.

A.C.Sanín dijo...

Roberto: Creo, como vos, que Barcelona camina por un hilo, haciendo equilibrio. ¡Qué se yo! Sus lectores son un buen reflejo de su línea editorial, los unos y los otro girando en torno al eje “K”. No lo veo a Marchetti dándose besos con Carrió. Se siente más cómo como outsider, burlándose, y punto. Un abrazo.

Manuel: ¡Ahora dicen que García no dijo lo que La Nación dijo que dijo! ¡Estamos al horno! Y, sí, un poquito soberbio el tipo, ¿no? Un abrazo.

A.C.Sanín dijo...

Ricardo: Creo que, a diferencia de Humor, Barcelona no argumenta (salvo en las respuestas al correo de lectores). Quiero decir: juega (muy bien) a la parodia, a la estilización y al equívoco respecto de los usos y abusos del periodismo hegemónico. El problema (como dijimos por ahí) es que Néstor les copó la parada y politizó (de otro modo) el debate con Clarín. Tenés toda la razón (más allá del acertado comentario de Sujeto), bastaba que Marchetti les dijera “¿qué les pasó?” para que salieran corriendo del estudio. En fin, se comieron otro papelón, ¿no? Un abrazo.

Anónimo dijo...

Buena la nota. Casi te diría que para los que ya no nos funciona el hígado como para cumplir con la máxima histórica de leer el diario del enemigo de clase, lo tuyo bordea la tarea de inteligencia.

En cuanto a Marchetti, desearía que me evoque más a Grosz y menos al eterno estudiante que se burla de los preceptores.

A.C.Sanín dijo...

Hola Marcelo. Comparto lo que decís respecto de sus intervenciones, en tanto la posición de Marchetti es “indecidible”. Me parece que esa postura ambigua se sostiene mejor desde la revista que en la exposición como entrevistado o panelista. Y sí, hace agua. Digamos, para quedarnos cerca, no creo que Caloi se preste al basureo del kirchnerismo. Y trabaja en el mismo diario. Barcelona juega a ser una especie de estudiantina, un cachondeo sobre la prensa que se pretende seria, objetiva e independiente, pero no puede (ni debe, supongo) ir más allá. Un abrazo, amigo.

A.C.Sanín dijo...

¡Epa! Contestando a Marcelo, se coló Anónimo. Gracias por el reconocimiento. Es muy previsible todo lo que hacen en TN pero, a veces, se equivocan y lo invitan a tipos como Marchetti, que -convengamos- no tiene instalado el chip. Usted le pide mucho, me parece, como dije antes le queda mejor la “estudiantina” burlona. A favor del tipo: logró convertir esa rebeldía burlona en un producto comercial. No es poca cosa. Un abrazo.

ChaosAngelZero dijo...

Desde el momento en que Marchetti dice que "no hacen humor" en Barcelona, con las notitas esas de los gnomos y los culos y todo eso, obviamente no hay que tomar lo que dice en serio, al menos no la mayor parte. Es un personaje interesante, como Salvador Dalí o Fernando Peña, un segundo habla en serio y al otro está jodiendo como el mejor.

A.C.Sanín dijo...

Chaos: creo que el argumento de Marchetti -no hacemos humor sino periodismo, un relato ficcional, y demás- apunta a desacreditar a "los otros", los periodistas que pretenden ser "serios" y ficcionalizan (ocultan o mienten) a lo pavote. ¿No te gusta Barcelona?

Anónimo dijo...

No leo esta revista, nunca entendí sus tapas, lo creía como un sub-producto de otro, como "oxido" de Fierro.-
Me pareció interesante el reportaje y el tipo este, pero esta todo muy polarizado, entre a favor y en contra, los medios, la gente, los periodistas, los subsidios, los ascensos, si estas a favor ligas, si estas en contra sos boleta, y así en todos lados, en los 2 bandos, o sea los a favor y los en contra.
Estamnos construyendo y dinamizando una sociedad sin matices

Sol dijo...

El otro día la agarré terminando a la entrevista y me quedé con ganas de saber más. Buenísimo que hayas publicado esto. Un grande Marchetti.
Gracias!

Anónimo dijo...

Alguien sabe donde puedo ver la entrevista completa? Youtube? Algun link de TN? Abrazo!

Anónimo dijo...

No viene al caso Marchetti; pero creo que ni Duran Barba le puede proveer un Disfraz eficiente al tal Masa. Y no me refiero a la pavada de su probable desempeño electoral; sino la próxima vez que la jermu lo pateé por abajo de la mesa para que se calle!!!!!